Es difícil para un padre determinar si su pequeño tiene deficiencias en la audición, sobre todo en las primeras etapas de desarrollo. Sin embargo, debemos de tomar en cuenta que durante los primeros tres meses de vida ya podemos identificar algunos signos que nos den la pauta para reconocer síntomas claros.

Algunos de estos son:

Al pequeño no le sorprenden los ruidos: no se despierta, ni se asusta con un sonido fuerte

El niño no juega con cosas que suenan ni está interesado por juguetes con cascabeles o sonidos

El pequeño, a partir del año de edad, no dice palabras sencillas como mamá o papá

Si tu niño se encuentra en cualquiera de estas tres etapas y has descubierto que presenta alguno de estos síntomas, no esperes más y acude con nosotros. En Especialidades Médicas, Oído, Nariz y Garganta sabremos detectar el problema y lo ayudaremos a mejorar su calidad de vida.